Todos quieren un Lovemark ¿Pero qué es? ¿Cómo se logra? te adelantamos que puede ser difícil de conseguir pero NO imposible, así como el amor: todo lleva su tiempo.

El creador de este concepto, Kevin Roberts; describe un lovemark como “una marca que ha logrado posicionarse en el público por medio de su corazón” ¿Y qué pasa cuando involucramos los sentimientos?Empezamos a sentir, a generar conexión, a crear vínculos, nos enamoramos y ¡sorpresa!

En este post te hablaremos de los beneficios y atributos emocionales que permiten explotar grandes relaciones entre una marca y sus consumidores.

Hoy en día nos encontramos en un gran océano rojo, un mercado donde todo ya está inventado, los beneficios funcionales ya no son los único que debe ser comunicado por una marca, cualquiera de la competencia puede copiarlos, mejorarlos o incluso re inventarlos.

Para ello te presentamos algunos tips que te ayudarán a que tu marca sea más relevante y conecte con tu cliente o consumidor:

1.- Empieza por el “porqué” de tu producto o servicio:

Muchas marcas se limitan a comunicar los servicios que van a prestar sin ir más allá, pero la sociedad y el mercado de hoy en día va mucho más allá de lo competitivo a nivel funcional. La gente busca valores agregados y experiencias que les hagan sentirse identificados. Aunque el consumidor de hoy en día es más difícil de fidelizar, es importante empezar por lo más profundo de la marca, la creencia que la mueve actuar todos los días, ese motor que impulsa a crear algo que haga del mundo, un lugar mejor.

2.- Agrégale propósito a tu marca

Ya sabiendo en qué cree tu marca, es importante definir eso bueno o importante que hacéis por la gente, más allá del producto o servicio, lo importante es definir qué espacio en la mente del consumidor queréis ocupar, qué váis a lograr con vuestra oferta, cómo haréis la vida más fácil.

3.- Define tu ventaja competitiva

En un mercado cada vez más volátil, con un consumidor cada vez más informado y exigente, ser innovador resulta ser un gran reto hoy en día. Es importante buscar esos puntos fuertes que nos ayudarán a conquistar ese espacio en la mente del consumidor, cuáles serán esos beneficios que nos ayudarán a desplazar a vuestra competencia, definir en una corta frase esos tres pilares que nos distingan del resto.

4.- ¿Quiénes serán tus amigos?

Más allá de tener un target  y de definir datos demográficos, es importante que te alinees a la manera de pensar y de vivir de tu consumidor.

“Dime con quién andas y te diré quien eres”: Hoy en día el poder lo tienen los consumidores, las marcas ya no son quienes ponen las reglas del juego. Es importante entender esto y trabajar nuestras marcas en función a esta realidad. Es de suma relevancia definir quiénes serán los que te acompañarán durante el recorrido de tu marca, quienes creerán, consumirán y compartirán tus mensajes y contenidos. Pensar siempre en quiénes podrían ser esas personas que se pudieran convertir en embajadores de la marca o producto.

5.- Define tu código de comportamiento

Define tu marca como si fuese una persona: su personalidad, lo que ama, lo que odia, cómo ve el mundo, qué le motiva, cómo se expresa, cuál es su tono a la hora de hablar. Es muy importante crear marcas cercanas, que se relacionen de manera directa con el usuario o consumidor, buscando siempre afinidades para crear contenidos y estrategias relevantes que vayan mucho más allá de lo funcionalmente publicitario.

Hemos visto 5 consejos que ayudan a acercar las marcas al consumidor, aportando beneficios emocionales que posicionan y crean lazos que duran en el tiempo. Muchas empresas o Agencias de Marketing hablan de crear experiencias, ahora bien: ¿Cómo crearas experiencias si no sabes cómo conectar con la fibra emocional de tu cliente?